Con el permiso de © K. Eggenstein: 'El Profeta Lorber anuncia las catástrofes venideras y la autentica cristiandad

Kurt Eggenstein

La contaminación de ríos, lagos y mares


1.° La contaminación de los ríos y lagos

   La industria moderna, no sólo contamina el aire que respiramos, sino también los ríos, lagos y mares. En el área del Rhin peligra el abastecimiento de agua potable para veinte millones de personas. Una avalancha de materias fecales, sales y aceite e incontables venenos químicos, ensucian los ríos. Pero millones de personas tienen que beber el agua del Rhin, justamente denominado «la cloaca del Europa». Diariamente el Rhin transporta 90.000 toneladas de contaminantes; anualmente se contabilizan entre los tóxicos más peligrosos: 1.000 toneladas de arsénico, 200 toneladas de cadmio, 1.500 toneladas de plomo y 29.000 toneladas de cobre. A éstos hay que añadir los concentrados de nitratos y fosfatos.
   Las plantas de clarificación, tanto biológicas como mecánicas, no bastan para eliminar los compuestos de cloro, nitrógeno y sulfuro. Por ejemplo las hormonas contenidas en la píldora anti-baby no se absorben. Nadie sabe lo que tendrá de consecuencias para la próxima generación.
   Un protocolo de científicos hecho en el año 1980, demostró que el Rhin daba unos resultados algo mejores. Pero esto se debe únicamente al más alto nivel del agua durante el año 1980. Los peces examinados demostraron igual que antes, tumores, inflamaciones, hígados dañados, etc. En el bajo Rhin se comprobó un aumento del veintiséis por ciento del cadmio altamente tóxico, que provoca leucemia y osteomielitis.
   En las orillas se acumulan grandes masas de lodo contaminado que impiden el reflujo del agua a las capas de los bordes del río y, por consecuencia, disminuye la potencia de los pozos. El profesor Heinrich Sontheimer, Karlsruhe, explica: «El agua del Rhin no podrá ser utilizada como fuente de agua potable (para dieciocho millones de personas, el autor) en un futuro próximo. Las centrales abastecedoras temen perder la carrera contra la contaminación. »
   Los otros ríos, tanto en el Oeste como el Este, no presentan una situación mejor. También en la República Democrática, el noventa por ciento de los ríos son altamente contaminados. También aumenta la contaminación del Volga, del lago Baikal y del mar Caspio.
   Últimamente se leen noticias alarmantes de las diversas partes del mundo, que hablan de la «muerte» de los lagos por acidez. Miles de lagos en Canadá, Finlandia, Noruega, Suecia, el Japón y los Estados Unidos, han sido contaminados por la lluvia ácida, y ahora ya no crecen plantas ni viven peces en estos lagos.
   En cambio, en todo el mundo aumenta el consumo de agua. Al principio del siglo xix, el consumo en el área que hoy es la República Federal de Alemania, era de treinta litros por cabeza y día, hoy es de ciento veintiséis litros, y en los Estados Unidos, el consumo es de cuatrocientos cincuenta litros por habitante y día.
   Pero no solamente en Europa y USA existe el problema sin solución posible, también en los países subdesarrollados tienen este problema por el rápido aumento de su población. Y esto que los hombres de los países en vías de desarrollo, se conforman con un consumo de cuatro litros y medio de agua por día. Actualmente, de las 420.000 poblaciones indias, solamente el diez por ciento recibe suministro de agua.
   En menos de cinco años emigraron setenta y tres millones de hombres del campo a las grandes ciudades, aumentando así los habitantes de los «slums». La explosión de habitantes en los países subdesarrollados llevará a condiciones catastróficas en un próximo futuro. Según la Organización Mundial de la Salud {OMS), en el Tercer Mundo ni la mitad de la población tiene acceso al agua potable no contaminada. En mayo de 1981 el secretario general de la ONU declaró en el pleno 35, que anualmente morirán quince millones de niños a causa de las enfermedades provocadas por aguas contaminadas.

2°. La contaminación del agua subterránea

   Los hidrobiólogos y las comunidades están altamente preocupadas por el progresivo aumento de nitratos en el agua subterránea en todo el mundo. Los abonos artificiales contienen nitratos. Desde la Segunda Guerra Mundial aumentó continuamente el uso de fertilizantes nitrogenados. En USA, en los últimos veinticinco años el aumento fue de un catorce por ciento. Durante estas décadas, los nitratos han alcanzado las aguas subterráneas en muchos sitios. Los nitratos, en sí poco peligrosos, se convierten fácilmente en nitritos tóxicos, lo que puede ocurrir en el intestino. Las consecuencias son dificultades respiratorias y en casos graves la muerte. En todo el mundo aumenta el número de fuentes con un nivel más alto que el límite aconsejado. En la ciudad de Illinois (USA), la cuarta parte de los pozos da estos valores, condiciones parecidas se dan en Essex (Inglaterra). También en la República Federal se han encontrado grandes cantidades de nitratos o salitre en las aguas del área Freiburg-Offenburg, cerca de Mannheim, en numerosas comunidades vinícolas, especialmente en el valle del Mosela, cuenca de Maguncia, sierra del norte de Alemania, y la isla de Reichenau, en el lago de Constanza.
   El gerente de la Asociación Alemana de la Rama de Agua y Gas, Wolfgang Merkel, declara, refiriéndose al futuro desarrollo de la República Federal: «la contaminación de las aguas subterráneas aumenta de un modo dramático». El profesor U. Häselbath, del Instituto Federal de la Salud, confirma el peligro de contaminación de las aguas subterráneas por los más variados agentes. Sobre todo, los recién nacidos corren peligro de muerte por el consumo de aguas contaminadas. En algunas localidades del Mosela se suministra oficialmente agua mineral a la población. En 1980 unos doce mil niños de corta edad recibieron agua mineral para su consumo en la República Democrática de Alemania.
   También existe el peligro de la formación de nitrosaminas cancerígenos.* Estas nitrosaminas se originan a partir de los abonos artificiales y de aminos secundarios. Los científicos están convencidos que nuestra agricultura es «un gran contaminante del medio ambiente».
   Tomando como base el valor límite dado por la CEE (50 mg/1 nitrato), hoy en día en la República Federal, el ocho al diez por ciento del agua potable es saturada de nitratos (valor límite en USA, 10 mg/litros). El consumo de nitratos aumentó de treinta y tres kilos por hectáreas en el año 1955, a ciento trece kilos en 1980, en la República Federal, mientras las cosechas se mantenían en un mismo nivel.
   En agosto de 1981, el secretario de Estado del Ministerio para la Investigación del Espacio, Dr. Sperling, declaró que el abono artificial, así como el cadmio altamente tóxico, junto con los pesticidas y herboricidas, están envenenando nuestras provisiones de aguas subterráneas y llegará el momento que se habrá de prohibir su consumo.
   Estos hechos demuestran claramente que la humanidad se encuentra en un círculo vicioso, y con las aguas ocurre lo mismo que con el aire contaminado por los gases cancerígenos emitidos por los automóviles y la industria química. Estamos en un callejón sin salida.

*Véanse también las manifestaciones en el capítulo «Aumento de las enfermedades como consecuencia de los venenos en el medio ambiente.

3°. Contaminación de los océanos

   El cóctel venenoso de los ríos se vierte en los mares y los vientos llevan el plomo, el DDT y otros venenos también a los océanos.
   La marina contamina los mares anualmente con varios millones de toneladas de residuos de petróleo que se vierten o se escapan de los petroleros averiados.
   La marina militar y la mercante compiten en la contaminación de los mares. El 18 de agosto de 1970, la marina americana hundió cerca de la corriente del Golfo, un carguero inservible con un cargamento de 12.500 cohetes con un gas letal. El buceador Piccard comentó: «A 4.850 metros de profundidad reposa una bomba de tiempo, capaz de contaminar todo el Atlántico». A1 principio de los años treinta, un fabricante sueco hundió en el mar Báltico 7.000 toneladas de arsénico. Los contenedores de hormigón llenos de arsénico corren peligro de descomponerse. La cantidad de veneno bastaría para matar todos los habitantes de la tierra. Desde hace años, tanto la Gran Bretaña, como Francia y Suiza, vierten las aguas residuales radioactivas en el mar. A esto se han de añadir los residuos de plutonio que los ingleses hunden anualmente en barriles en el Océano. La industria holandesa y alemana echa anualmente varios centenares de toneladas de dióxido de sulfuro al mar del Norte.
   Según datos de Umschau der Wissenschaft 71, 308 (1971), una cuarta parte de la producción mundial de DDT llega a los océanos. Pero aparte del DDT hay otros hidrógenos de carbono cloreados muy peligrosos, que igualmente llegan a los mares.
   Actualmente están contaminadas las aguas de las playas de los países industriales, con los residuos industriales conteniendo mercurio, así que la pesca -como en el Japón- ha debido ser limitada. Siendo el pescado el alimento que ocupa el segundo lugar en importancia, los observadores críticos presagian el final de la pesca menor japonesa. Tanto en USA como en Europa, ha sido necesario llevar unos controles rigurosos. En USA, un millón de latas de conservas de pescados han tenido que ser retirados de los comercios, porque daban un alto nivel de mercurio. Casi la mitad de la producción de mercurio altamente tóxico llega a los océanos. En la bahía de Escambia de Pensacola (Florida), en el verano de 1967 perecieron de cincuenta a setenta y cinco millones de peces.
   El Mediterráneo ha llegado a los límites soportables. Más de cien, de las ciento veinte ciudades en sus costas vierten anualmente sus aguas residuales al mar sin clarificación, así por ejemplo: Barcelona, Marsella, Nápoles, Alejandría y Argel. Con estas aguas residuales anualmente llegan los siguientes metales pesados: 100 toneladas de mercurio, 3.800 toneladas de plomo, 2.400 toneladas de cromo y 2.100 toneladas de cinc. En los cuerpos de los atunes se encuentra el mismo nivel de mercurio, tanto si son del Atlántico como del Mediterráneo. Según la revista Bild der Wissenschaft, edición de julio de 1977, anualmente se vierten en los mares de seis a siete millones de toneladas de petróleo e hidrocarburos. En los últimos quince años, se han puesto en funcionamiento más de 15.000 pozos petrolíferos cerca de las costas. El vertido total de mercurio se calcula en unas 10.000 toneladas por año. Los expertos temen que se haya llegado a un punto de donde no se puede volver atrás. Pero la contaminación de los mares puede tener aún otras consecuencias no previstas. Es posible que la contaminación del plancton tenga a la larga, su efecto sobre la producción de oxígeno en la tierra. Hasta ahora la naturaleza se encargaba de que hubiese un equilibrio de la parte del oxígeno en el aire. Pero últimamente, el hombre ataca masivamente y por dos lados el suministro. Por una parte, la industria aumenta el consumo de oxígeno y por otra parte, esta misma industria daña los organismos generadores de oxígeno.
   En la capa superior del agua del mar, la microflora y microfauna (algas, infusorios, bacterias, etc.), llamado fitoplancton, producen el sesenta por ciento del oxígeno contenido en la capa de aire. El resto del oxígeno lo producen los bosques. La tala irrefrenada en todas partes disminuye la producción de oxígeno a partir de los árboles. Los automóviles y aviones, así como las plantas energéticas son grandes consumidores de oxígeno. Con el crecimiento crece el consumo. Existe el peligro de que la producción de oxígeno baje por la contaminación de los mares. El profesor La Mont C. Cole, director del laboratorio Langmuir, de la Cornell University Ithaca (USA), como también el Dr. Charles Wurster Jr. (New York University, Stony Brook) han comprobado que una concentración débil del insecticida DDT, es suficiente para impedir la fotosíntesis y por consiguiente, el enriquecimiento del mar con oxígeno. Dice el profesor La Mont C. Cole que considera espeluznante que se viertan aproximadamente medio millón de diferentes productos químicos al mar, sin que los responsables se hagan cargo que están contaminando el fitoplancton. Es muy significativa otra afirmación: «Aumentan más rápidamente los compuestos contaminantes que nosotros los podamos registrar», como dice el Dr. Sidney I. Holt, experto de la Organización Mundial de Alimentación en la ONU.
   Según un informe sobre el programa ecológico de las Naciones Unidas (UNEP), está comprobado que la contaminación de los mares va en aumento internacionalmente. Aún no han sido investigadas las consecuencias.
   La irrupción de la química en las bases de la vida puede tener consecuencias insospechadas. Aunque ya se han llegado a los límites soportables, los políticos, los industriales y los sindicatos todavía sostienen que no se debe renunciar al crecimiento en la producción. Como predijo Taylor, llegará el día, cuando las contaminaciones aumenten a un ritmo mayor que las investigaciones (de los biólogos). «Es el destino de la industria que se autodestruya.»


Home |  'El profeta J. Lorber anuncia las catástrofes venideras y la verdadera cristiandad'

© Texto: Kurt Eggenstein; © Edición informática; © by Vitaswing G. Gutemann